El supuesto origen de los Cuencos Tibetanos

Aunque no tengamos datos precisos del origen de los cuencos Sonoros, no cabe duda de su raíz magico – espiritual.

El origen de los cuencos sonoros es un misterio que viene de tiempos muy antiguos y si bien no hay documentación cierta sobre sus inicios, ni dónde se originó, quienes fueron los primeros forjadores, o cuáles fueron sus aplicaciones originariamente, podemos construir o resignificar su historia a partir de datos sobre los orígenes de los materiales empleados, sobre las creencias y rituales de los pueblos involucrados o los métodos de curación empleados donde intervenía el sonido como vehículo de sanación.

Edad de Bronce
Si bien fue en Sumeria donde a finales del IV milenio a. C. comenzó a usarse el bronce.
Mientras que en China: se sabe que desde fines del IV milenio a. C. fundían cobre arsenical, aunque las piezas eran extremadamente raras (de hecho, no se considera una Edad del Cobre en China, sino que se pasaría directamente del Neolítico al Bronce). Aunque la metalurgia llegó con varios milenios de retraso al extremo Oriente se sospecha que pudo ser inventada independientemente de la del Próximo Oriente, por la originalidad de las técnicas, a veces muy diferentes a las de los pueblos del oeste. La primera cultura de la Edad del Bronce es la que se denomina Erlitou, del II milenio a. C., relacionada con la mítica dinastía Xia (si bien, esto es muy discutible): las antiguas leyendas chinas relatan que el primer rey de esta legendaria dinastía, Yu el Grande (III milenio a. C.), fue un gran fundidor de calderos trípodes ceremoniales de bronce, y agradaban tanto a los dioses que le otorgaron la victoria sobre sus enemigos. Fuere o no cierto, aunque Erlitou sea una cultura sin escritura, supone la transición a Historia de este país y, entre sus creaciones, ya aparecen los prototipos de vasijas ceremoniales de bronce utilizados durante toda la antigüedad por los chinos (sobre todo los calderos circulares de tres patas o cuadrados de cuatro patas llamados li-ting que servían para la carne y una innumerable variedad de vasijas para bebidas, por ejemplo las grandes copas llamadas ku o los calderos yeou).​

A Erlitou le sucede la época Shang (1600 a. C. – 1046 a. C.) durante la cual, en un proceso asombroso, los chinos se pusieron a la altura de cualquier otra región en la metalurgia del bronce.​ ​ Las excavaciones de una de las capitales del reino, la ciudad de Anyang, han puesto al descubierto dos grandes talleres de fundición con hornos capaces de alcanzar temperaturas muy superiores a las necesarias, pero también con sistemas para controlar la intensidad del calor. Así elaboraron vasijas rituales, hachas, puñales, cascos, armas y armaduras de gran maestría. Muchas de estas piezas estaban destinadas a las tumbas reales de sus alrededores, ya que éstas han deparado numerosos objetos ceremoniales de bronce de depurada factura. Los calderos li-ting y las vasijas de bebida con formas zoomorfas son las obras metalúrgicas más originales de la antigüedad china, alcanzando su apogeo al final de la época Shang, desde el 1300 a. C. Sus sucesores los Zhou continuaron la tradición de los vasos rituales que, durante mucho tiempo, se pensó que estaban fabricados por medio de la «cera perdida». Sin embargo, recientes investigaciones han demostrado que los chinos desconocían esa técnica, y que para sus obras maestras utilizaban complicados moldes de arcilla formados por varias partes tan bien ensambladas que no dejaban marcas en las junturas (algunos de más de diez piezas). No hay dos obras iguales porque los moldes se rompían para extraer los bronces.
Sin embargo, según parece, los objetos de bronce chinos estaban reservados a las élites, pues se han encontrado muy pocas herramientas y muchísimas armas y objetos de culto. Esta situación perduró hasta la generalización del hierro.

Espiritualmente hablando, los dos principales asuntos de Estado, el culto y la guerra, se expresaban a través de las diferentes formas y patrones de los objetos rituales de bronce, que eran el medio poderoso para entrar en comunión con las deidades y los antepasados.
En China, la cultura en torno al bronce, exaltada en los ritos y la música representados en los calderos y campanas; en el culto y la guerra cuando se rendía honor a los antepasados; y el nuevo Mandato heredado y elaborado repertorio textual durante el período Chou, siguió jugando un papel importante aún después de la unificación definitiva del Estado chino bajo las dinastías Chin y Han.

CHAMANISMO: EL USO DEL SONIDO COMO VEHICULO DE PROYECCION ASTRAL
El chamanismo se refiere a una clase de creencias y prácticas tradicionales similares al animismo que aseguran la capacidad de diagnosticar y de curar el sufrimiento del ser humano y, en algunas sociedades, la capacidad de causarlo. Los chamanes creen lograrlo contactando con el mundo de los espíritus y formando una relación especial con ellos. Aseguran tener la capacidad de controlar el tiempo, profetizar, interpretar los sueños, usar la proyección astral y viajar a los mundos superior e inferior. Las tradiciones de chamanismo han existido en todo el mundo desde épocas prehistóricas.

Y el vehículo principar para conectar el mundo natural con el espiritual y trascender a dimensiones magico – espirituales han sido los sonidos, ya sea usando instrumentos como el tambor, el gong, el didgeridoo, etc, o vocalizando vibraciones de alto poder sanador.

Algunos especialistas en antropología definen al chamán como un intermediario entre el mundo natural y espiritual, que viaja entre los mundos en un estado de trance. Una vez en el mundo de los espíritus, se comunica con ellos para conseguir ayuda en la curación, la caza o el control del tiempo.

El chamanismo se basa en la premisa de que el mundo visible está impregnado por fuerzas y espíritus invisibles de dimensiones paralelas que coexisten simultáneamente con la nuestra, que afectan todas a las manifestaciones de la vida. En contraste con el animismo, en el que todos y cada uno de los miembros de la sociedad implicada lo practica, el chamanismo requiere conocimientos o capacidades especializados. Se podría decir que los chamanes son los expertos empleados por los animistas o las comunidades animistas. Sin embargo, los chamanes no se organizan en asociaciones rituales o espirituales, como hacen los sacerdotes.

La música es una de las arte más antiguas que conecta al ser humano con su yo espiritual, pues a través de estas vibraciones el espíritu se abre camino en el mundo espiritual llegando a las puertas de su propio dios interno y de las entidades espirituales que lo proveen de fuerza y sabiduría para sanar o resolver conflictos terrenales.

La música es un medio muy importante en varias prácticas espiritistas no solo en el chamanismo.

Tambor
El redoble del tambor permite al chamán lograr un estado alterado de conciencia o hacer un viaje. El tambor es por ejemplo referido como, «”caballo” o “puente del arco iris” entre los mundos físico y espiritual».​ ​ El viaje mencionado es uno en donde el chamán establece una conexión con uno o dos de los mundos de los espíritus. Con el redoble del tambor vienen efectos neurofisiológicos. Mucha fascinación rodea al papel que la acústica del tambor juega en el chamán.

El surgimiento del budismo tibetano
En la zona de los contrafuertes del Himalaya, en Nepal, se produjo el encuentro entre los budistas “superintelectuales” y los bon chamánicos. De lo cual surgió una combinación muy especial, agregándose al budismo muchos elementos mágicos. De allí surgió el lamaísmo tibetano.

CUENCOS PARA CEREMONIAS Y PARA ALIMENTOS
Las rutas de caravanas de Asia no sólo transportaban mercancías para comerciar, sino que también servían para la difusión de conocimientos y religiones. Los chamanes viajaron al sur por Mongolia y el Budismo cruzó los Himalayas desde la India al norte. El shamanismo y el Budismo se vinieron a encontrar en el Tíbet.

Ambas ramas del Budismo Tibetano hacen un uso intensivo del sonido en sus rituales y meditaciones. Pero si le preguntas a un viajante del Himalaya si ha escuchado alguna vez cuencos tibetanos cantores en un monasterio, o si preguntas a un tibetano si los cuencos que conocemos como cuencos tibetanos cantores son, o han sido en algún momento utilizados como cuencos cantores la respuesta será siempre negativa. Existen cuencos de metal redondos en fotografías de interiores de templos, y son exactamente iguales a nuestros cuencos sonoros; pero estos cuencos se usan como platos para sacrificios. Muchos viajantes regresaron del Nepal con un número abundante de cuencos color dorado que se utilizan para comer. Pero si sólo se trata de platos para ofrendas y de cuencos para comer ¿por qué ese sonido? ¿Y quién los fabricó así? Hay varias versiones sobre quién hizo los cuencos tibetanos cantores, pero todas apuntan a la tradición chamanica.

En primer lugar, hubo una casta de herreros viajantesque también los sitúa en esta tradición. ¿Fabricaron los herreros del metal estos cuencos por propia iniciativa, o se les encargó fabricarlos? ¿Fueron monjes los clientes que poseían el conocimiento requerido para determinar la proporción de metales diferentes para conseguir el resultado deseado? Las aleaciones del metal debieron ser llevadas a cabo utilizando un proceso muy especial que las técnicas modernas son aún incapaces de reproducir… Hay también una teoría que dice que fueron los mismos monjes los que trabajaron el metal y fabricaron los cuencos.
Otra explicación es que muchos cuencos tibetanos cantores eran platos para ofrendas, y eran muy comunes en los monasterios tibetanos. El hecho de que tengan un sonido especial se debe a que una ofrenda debe ser armónica en todos los sentidos. Por ello, los platos deben tener un sonido puro aunque nunca se golpeen con fuerza. Esto no significa que los cuencos no fueran utilizados como recipientes para comer también. Es posible que las aleaciones de los cuencos suplieran potencias homeopáticas de minerales esenciales de una dieta. Por ejemplo, una mujer que acabara de tener un hijo comería en uno de estos cuencos durante un mes entero.

USOS DE LAS CAMPANAS ZEN
Las campanas zen o cuencos sonoros en el budismo zen son utilizados en sus dojos o templas para:

* Marcar el tiempo entre cada zazen.
* Inicia el canto de los sutras y resalta palabras.
* Convoca a la concentración y atención, como la Gran Campana.
* Va delante del Maestro advirtiendo a los malos espíritus o serpientes.
* Cuando sale el Maestro un pequeño cuenco va delante del maestro y entra en dialogo con la Gran Campana. Si bien se dejan de oir a la distancia el sonido de la clochet, por el contrario el de la Gran Campana se sigue escuchando debido a la longitud de onda que le da mayor energia para recorrer largas distancias, asi con el sonido grave del trueno, no nos llegan los agudos. Las frecuencias altas pierden energia ya que su onda recorre mayor distancia en menor longitud.
* Hay también al finalizar la ceremonia un dialogo entre la clochet y la campana.
* La clochet acompaña los movimientos del maestro dentro del dojo y le sigue en el sampai.

Sobre el autor:

Añadir un comentario