Metodos para fabricar Cuencos Tibetanos

 Los Cuencos Sonoros se realizan por medio de distintos métodos de fabricación, entre los métodos industriales tenemos “la fundición” y “el respusado”, y en los métodos artesanales el “Forjado a Martillo”.

 

Fundición

La fundición es un antiguo método de fabricación por medio de la fusión de los metales volcados dentro de un molde con propiedades especiales para soportar altas temperaturas, por ejemplo tierras o arcillas refractarias.

Es un método seriado e industrial, donde todos los cuencos salen iguales. La mano del hombre no tiene injerencia es su conformado.

 
 

Torno de Repusaje

Es un torno, parecido al del carpintero, tiene un molde con la forma del cuenco, se apoya un disco y un operario copia la forma llevándolo con unas herramientas especiales. Es un metodo semi-insdustrial.

 
 

Fabricación Artesanal por Forjado a Martillo.

IMG_1982okLa calidad de los cuencos sonoros, su vibración, su sonoridad y sus propiedades terapéuticas, depende fundamentalmente del método usado en la fabricación.

Por arriba de los métodos industriales, como la fundición o el torneado por repusaje, está el forjado a fuego y martillo, un trabajo netamente artesanal donde cada pieza es única y lleva grabada a fuego el espíritu de la mano del hombre y no las huellas de una máquina. Es el método original y por excelencia  usado antiguamente en la fabricación de los cuencos tibetanos.

Por las propiedades mecánicas de los materiales utilizados, la técnica de forjado a martillo  refina la estructura interna del metal mejorando sus propiedades naturales de sonoridad y vibración.

Partiendo de  un disco de metal  calentado en  fragua  y conformado a  golpes de martillo el maestro artesano alcanza la forma deseada. La pureza de sonido y la profunda vibración lograda convierten a los Cuencos Buda en óptimas herramientas para el Trabajo Terapéutico.

 

Ventajas y mejoras de los cuencos sonoros fabricados artesanalmente por Forjado a martillo:

“La principal ventaja de los cuencos fabriacados a mano, lejos de los industriales, son sus Propiedades Terapéuticas, ideales para el Baño y el Masaje Sonoro, y para el Watsu o Aqua Relax”

    • El trabajo de forjado mejora las propiedades de los metales. Golpe tras golpe la estructura interna del material se va refinando dando como resultado un cuenco con mejores propiedades sonoras y de vibración.

    • Se pueden obtener cuencos más livianos para poder sostener cómodamente con la mano a diferencia de los cuencos fabricados por fundición.

    • Se obtienen frecuencias más bajas alcanzando las óptimas frecuencias para el trabajo terapéutico.

    • Son más vibrantes al percutirlos o al frotarlos con la baqueta.

    • Son óptimos para trabajar en el agua como complemento de técnicas Watsu o Aqua Relax.

    • Se los puede llenar con agua para dibujar mandalas en la superficie.

    • Su sonido perdura mucho más en el tiempo.

    • Son únicos y exclusivos.

_________________________________________

 

Sobre el autor:

Añadir un comentario