Qué son los Cuencos Tibetanos

Los cuencos sonoros a diferencia de los instrumentos musicales tradicionales difieren en su arquitectura básica; mientras un instrumento de música consta de varias partes, por lo menos dos, una que genera el sonido y otra que lo amplifica, la caja de resonancia, los cuencos sonoros son de una sola pieza, y está oficia de fuente vibrante y a su vez de caja de resonancia.

 

Los Cuencos Sonoros son instrumentos de cuerda y de percusión al mismo tiempo. Son una membrana, o parche con forma de cuenco donde el borde oficia de cuerda vibrante, como de una guitarra o chelo, pero una cuerda circular, infinita, sin principio ni fin.

Inicialmente es un disco plano vibrante, como el parche de un instrumento de percusión que se va conformando hasta alcanzar la forma deseada. El maestro artesano va conformando el disco o membrana de metal hasta abrazar una porción de vacío.

“Cuando construyo un cuenco sonoro no miro su forma exterior sino más bien su vacío interno, porque este vacío es el que le confiere las propiedades óptimas de sonido y de vibración.”

“Treinta radios convergen en el centro de una rueda,

pero es su vacío lo que hace útil al carro.

Se moldea la arcilla para hacer la vasija,

pero de su vacío depende su uso.

Se abren puertas y ventanas en los muros de una casa,

pero es el vacío lo que permite habitarla.

En el ser centramos nuestro interés,

pero del no-ser depende la utilidad.”
Tao Te King

 

Los Cuencos Tibetanos como caja de resonancia

La caja de resonancia es una parte primordial de la gran mayoría de instrumentos acústicos, principalmente de cuerda y percusión que tiene la finalidad de amplificar o modular el sonido (en los instrumentos de cuerda generalmente a través de un puente). Además, es un factor decisivo en el timbre del instrumento, siendo importante la calidad de la madera (abeto y arce principalmente), el número de piezas con las que esté hecha y su estructura.

En los cuencos sonoros resultan decisivos los materiales y su estructura y método de conformado.

  • Un cuenco más profundo tendrá mayor vibración sensible al cuerpo
  • Un cuenco de mayor diámetro será más grave que otro de menor diámetro. Un diámetro mayor tendrá un perímetro mayor por ende su cuerda será más larga, más grave.
  • Los cuencos cuya masa es mayor son más agudos y menos vibrantes. Por el contrario los cuencos con menor masa, es decir, menor espesor, son más graves y más vibrantes. En general los cuencos más graves y vibrantes son los forjados a martillo y  son los preferibles para el trabajo terapéutico.