Principio de la Sonoterapia

El principio básico de la sanación mediante el sonido es restablecer la frecuencia vibratoria correcta y saludable  a aquellas partes del cuerpo que estén sonando en desarmonía.

La salud es un estado de armonía natural que es la relación equilibrada entre las partes de nuestro cuerpo físico, mental y emocional.

Cada parte de nuestro cuerpo vibra y tiene un índice de frecuencia específico natural, que le es propio, y cuando se desvía de su particular nota musical enferma afectando al resto del cuerpo.

Toda terapia en vibración está basada en el principio de resonancia, por el cual una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable.

Principio de Resonancia

Designa la capacidad que tiene una frecuencia de estimular un objeto cuyo rango de frecuencia sea similar.

Resonar es una propiedad del sonido? En realidad es una propiedad de los objetos que vibran, que es todo lo que hay en el universo, ya sean objetos físicos, etéreos, o el pensamiento como un objeto psíquico.

Resonar es la capacidad que tienen los objetos de empatizar con la vibración de otro. Uno suena y el otro re-suena.

La resonancia sucede cuando dos objetos se conectan energéticamente, porque sus índices de frecuencia son similares, es decir, se produce una empatía

La empatía puede ser descrita como un sentimiento que hace que alguien pueda sentir lo mismo que otra persona a pesar de no estar pasando por la misma situación.

Cuál es la función del sonido, pues es la energía que vincula los objetos resonantes. Uno de los objetos es la fuente de energía vibrante, el objeto que suena y los objetos que tengan una frecuencia similar resonarán con este.

IMG_5164_edited
IMG_5072
IMG_5005
IMG_5161_edited
IMG_5102
previous arrow
next arrow
Shadow

Baños Sonoros con Cuencos Tibetanos

Los Baños Sonoros, son aquellos donde el sonido se percibe y se desplaza por el aire, y es sentido y percibido además de nuestro oído por todo nuestro cuerpo a través de la piel, órgano lleno de puntos de acupuntura que se vinculan con todos los órganos y glándulas de nuestro cuerpo.

Los efectos de los baños sonoros se producen por resonancia.

Los baños sonoros se pueden ejecutar como  conciertos, armonizaciones o meditaciones, ya se de forma grupal o individual, o para sí mismos.

Es ideal como complemento de otras disciplinas terapéuticas ya como para iniciar y cerrar la sesión, o como para relajar y armonizar el cuerpo mejorando su receptividad al tratamiento. El sonido de los cuencos tibetanos predispone favorablemente a los pacientes y potencia las técnicas aplicadas.

El yoga, el reiki, la psicología y la meditación son algunas de las terapéuticas que han descubierto en el baño sonoro con cuencos el poder de generar una relajación más profunda como también la capacidad de abrir nuevos estados de conciencia para elaborar. Como estados de conciencia incluimos las emociones, los sentimientos y recuerdos, que de alguna manera han dejado sus huellas en el cuerpo. El sonido como energía que conecta a los cuerpos resonantes entre sí puede vincular al cuerpo emocional con el cuerpo físico, conectar una emoción con una dolencia física.

Una de las diferentes variedades de formas de meditación, es la meditación que usa el sonido como objeto de atención y observación. El sonido de los cuencos sonoros tiene la capacidad de reducir la generación de pensamientos promoviendo una mente más calma y silenciosa.

El terapeuta sonoro o el ejecutante deberá componer un set de diferentes medidas que estén en relación armónica y que haya una composición resonante en el grupo de cuencos a usar.

Para los baños sonoros cualquier medida puede ser apta. Solo hay que tener en cuenta que los más chicos son más agudos con frecuencias altas indicadas más bien para levantar o despertar, y los más grandes son más graves, con frecuencias bajas para relajar y tranquilizar.

El Gong, también, es otro gran instrumento de sonido muy usado en los baños sonoros. Es un instrumento de una vibración muy potente que mueve las fibras del cuerpo de tal manera que la sensación que produce se a convenido en llamar “barrido”.

Masaje Sonoro con Cuencos Tibetanos

El masaje de distintas partes del cuerpo usando como herramienta la vibración que genera un cuenco tibetano se denomina Masaje Sonoro.
El Masaje Sonoro es la transferencia de la energía vibrante de los cuencos al cuerpo de forma directa, es decir con el cuenco apoyado sobre un punto específico del cuerpo.
Para el masaje sonoro son utilizados cuencos que tenga la propiedad de vibrar con frecuencias muy bajas, donde el sonido no es tan brillante, pero aumenta la percepción de su vibración. La energía de los cuencos se puede manifestar de dos maneras bien diferenciadas, una es más sensible al oído, cuando su vibración genera un sonido más brillante, y otra cuando vibra de manera más potente, donde es más sensible al tacto que al oído.

Para este tipo de aplicación terapéutica, se aconsejan medidas de 18, 20, 22 o 24 cm de diámetro, porque son cuencos que ya tiene un volumen suficiente como para transmitir ampliamente su vibración y llegue hasta las células más profundas. Medidas superiores, de 26 a 30 cm,  se aconseja usar en puntos más específicos como el plexo solar, cervicales y lumbares.

Alineación de Chakras con Cuencos Tibetanos.

Esta técnica puede ser utilizada tanto para un trabajo personal como en el transcurso de una sesión de Terapia de Sonido.
Trabajaremos los siete Chakras, comenzando por el Raíz, y siguiendo en orden sucesivo hasta llegar al chakra corona.
En el caso del autotratamiento especialmente, recordar que el sonido va donde va nuestra intención, de modo que no es necesario enfrentar el cuenco con el chakra, sino que lo podemos realizar desde una posición distal.
Primeramente haremos un testeo de los chakras, efectuando tres toques bien definidos hacia cada uno de ellos. De la información que surja del sonido obtenido, tendremos nuestra lectura de posibles bloqueos.
Si lo consideramos necesario, en aquellos chakras donde detectamos bloqueos nos detenemos por un espacio de tiempo más prolongado, hasta lograr un sonido agradable y armónico.
En la alineación trabajaremos preferentemente haciendo sonar el cuenco por frotación. Siempre que trabajamos alineación de chakras, debemos trabajar sobre TODOS ellos, dado que al desbloquear alguno, los otros se pueden desbalancear.
Cerramos con una nueva pasada efectuando tres toques por cada chakra, para verificar que éstos estén en perfecto balance.

Esta técnica está indicada para el cierre de una sesión, o como trabajo único en mini sesión. Recordemos que cualquier cuenco tibetano sirve para alinear TODOS los chakras, dado que cada uno de sus armónicos trabaja específicamente sobre los mismos.

Terapia Vibroacuática con cuencos tibetanos.

Esta terapia se realiza dentro del agua a 36°C, el paciente flotando, el terapeuta a su lado y los cuencos flotando también alrededor. Estos, por su gran tamaño, logran enviar ondas sonoras a través del agua llegando a masajear todo el cuerpo sin contacto con el instrumento.

Gracias a las propiedades terapéuticas del agua, por su densidad, y su vitalidad se llegan a potenciar las vibraciones del cuenco hasta 5 veces más que por el aire, generando un reacomodamiento interno que redunda en una profunda relajación y a la vez una gran carga energética.

La persona se encuentra semisumergida en el agua que se encuentra a la misma temperatura que su cuerpo, donde los límites de su interioridad se pierden en líquido exterior que lo rodea.

Es un trabajo que combina las propiedades terapéuticas del agua y el sonido de los cuencos. Se enriquecen y potencian los masajes relajantes y estimulantes del agua con los sonidos y la vibración de los cuencos.

Todo se amplifica, las sensaciones se potencias y se alcanzan profundos estados de conciencia.

Se aconsejan para este trabajo cuencos de 26, 28, 30 o 32 cm de diámetro, medidas capaces de mover las aguas tanto las externas como las internas de nuestro cuerpo material como sutil.

Aplicaciones personales de los Cuencos Tibetanos

Automasajes sobre órganos y sus Chakras.

Acuéstate sobre tu espalda, respira profundamente tres veces y trata de estar lo más relajado posible. Coloca un cuenco con un sonido profundo sobre tu pelvis, que apoye sobre el hueso púbico, la zona del Chakra Raiz. Respira tranquilamente desde el estómago. Haz sonar el cuenco con un mazo de fieltro y siente cómo las vibraciones pasan por tu cuerpo.

Luego puedes ir subiendo al 2do chakra por debajo del ombligo, es una zona blanda, por tal razón el sonido puede ser menos potente ya que son las partes duras como los huesos que resaltan el sonido y lo transmiten con mayor profundidad y fuerza.

Entonces, podrás ir subiendo pasando por el Plexo Solar hasta el Chakra del Corazón. Los tonos más graves generalmente funcionan mejor en los chakras inferiores, mientras que los tonos más agudos van bien con los chakras superiores. Permanece acostado durante algún tiempo y disfruta de los sonidos y las vibraciones que ha sentido. Luego regresa aquí y ahora.

Antiestrés Express

El Sonido de los cuencos de gran tamaño tiene la capacidad de eliminar el estrés de forma rápida y eficaz. El modo de hacerlo es el siguiente: se llena de agua el cuenco hasta casi el borde. Damos varios golpes seguidos, y a continuación introducimos una mano y la dejamos dentro del agua, sintiendo cómo esta vibración pasa hacia el resto del organismo; seguidamente repetimos la misma operación con la otra mano, e incluso podemos repetir el mismo ritual con los pies. Es una Terapia antiestrés muy rápida y eficaz.

Los Cuencos de gran dimensión, de 30 cm o incluso mayores, tienen una doble capacidad: por un lado su sonido y uso nos vincula con el Chakra de la Tierra, estimulando los chakras de la planta de los pies para que estemos centrados sobre la Tierra en el momento presente, el aquí y ahora; y por otro, su Sonido tiene la capacidad de equilibrar y armonizar el sistema energético de doce chakras, o sea, los físicos y los que están en el Aura.

Para relajarse y dormir.

Al irnos a dormir, al acostarnos, podemos poner un Cuenco a la altura del Corazón e ir tocandolo con la baqueta esperando que el sonido se apague por completo antes de golpearlo nuevamente, así sucesivamente. En mi caso, suele ayudarme a conciliar el sueño y ha habido noches que me he despertado despues de un buen rato aún con el Cuenco en esa posición…

Al despertarse

Elegir un cuenco entre 12 y 16 cm , de frecuencias más altas, que sea siempre agradable de escuchar, sentir. Y al despertarse como costumbre se puede hacer sonar con algunos toques y un momento de giro. Se podrá apreciar un despertar más eficiente, despojándose de las energías muy calmas del sueño.